Google+
Errores al elegir sostén
Elegir mal el sostén trae más consecuencias de las que pensamos, mala postura, presión en los hombros y pecho caído.
 
El sujetador se sube en la espalda, parece que poco a poco va caminado para llegar a tu cuello. Aquí el problema es que la copa que has elegido es pequeña y te hacer ver más pecho. El aro se clava en el pecho, a la larga se deforma y puede traer graves problemas. Es mejor un cambio.
 
Si tienes mucho peso pero tu sostén no está haciendo bien su tarea, puede llegar hasta el estómago y presionar. Ante esta situación puedes ayudarte de uno que tenga tirantes cruzados en la espalda para que te ayude a cargar mejor el peso.
 
El tamaño de la copa corresponde a la letra A, B, C, D; y el número con el contorno sumándole 15. Si usas copas más pequeñas a las que te corresponden obvio tu pecho se saldrá, quedará aplastado, sufrirás irritaciones y estarás súper incómoda.
 
Hueco entre el sujetador y el pecho, es un problema recurrente para mujeres que tienen poco busto. El sostén no favorece ni sujeta y lo tienes que llevar con relleno, aún así no favorecerá en nada y tendrás un resultado bastante artificial.
 
Que los tirantes marquen tus hombros porque están bien apretados no quiere decir que los llevas de manera adecuada, al menos debes dejar una separación de dos dedos entre ellos y tus hombros.

Si se te caen los tirantes es obvio que estás en la talla incorrecta, no están lo suficientemente ajustados o el elástico ya perdió su firmeza. Es tiempo de cambiar por unos nuevos.

Elige con tiempo y bien la talla de tus sostenes porque es súper importante que estés cómoda, protegida durante el día y ayudes a tu postura.

¿En qué te basas para elegir sostenes?